El trauma del karma

En 1955, en una isla de Hawaii, se eligieron 698 infantes para realizar un seguimiento de sus vidas durante cuatro décadas. El objetivo, estudiar cómo los factores de riesgo —por ejemplo, pobreza, hogar inestable, madre o padre con algún padecimiento mental, alcoholismo o drogadicción, o simplemente ausentes por razones de trabajo— llevaban a esos niños a conductas destructivas al llegar a la adolescencia, tales como delincuencia, embarazos no deseados, adicciones, o inestabilidad en estudios o trabajo.

Cuarenta años después, la sorpresa para la doctora Emmy H. Werner y su equipo, fue que una tercera parte de los infantes, a pesar de haber estado expuestos a los factores de mas alto de riesgo, llegaron a ser adultos competentes, seguros y cuidadosos, libres de conductas destructivas.

Y entonces, ¿qué pasó con el trauma que sufrió este tercio durante su infancia? ¿Qué pasó con su karma?